//
cultura

Biografía Rafael Solano

A un Maestro en sus ochenta abriles es una biografía de Rafael Solano, escrita por  José del Castillo, en el Periódico Diario Libre.

__________

Rafael Solano es sin duda el músico y compositor dominicano más influyente del último medio siglo, desde que su magia de pianista y animador artístico se apoderara del escenario. Toda una generación de compositores, instrumentistas e intérpretes, nucleada en torno al ángel articulador de este músico raigal, surgió en 1959 en la ya legendaria Hora del Moro.

Por Rahintel (Radio HIN Televisión), empresa innovadora del ingeniero Pepe Bonilla, un verdadero melómano. Asimilando las influencias de la bossa nova, el rock, el jazz, la tradición musical de Broadway, sin despegar el pie del piso caribeño con sus patrones rítmico y romántico. Abriendo espacio a los autores criollos establecidos, con sus boleros y merengues armonizados ahora bajo esquemas más abiertos y experimentales. Sumando el talento de lo nuevo que eclosionaba con fuerza revitalizadora. Ese encuentro dominical se convirtió en plataforma para un mood musical diferente. Sencillamente renovador.

Fue un 10 de abril en 1931. Nacido “como Juan” (Lockward) en su Puerto Plata del alma, acunado por “el verde de la montaña” y empapado de ese intenso azul atlántico. Ya a los 11 años era niño prodigio, presentándose en veladas teatrales: violinista, chelista, tocador de armonio en la iglesia, pronto el piano se le convertiría en interlocutor inevitable. En 1950 le espera en la capital el Conservatorio Nacional de Música, donde completa el ciclo formativo. La vida le aparta de su vocación de pianista concertino para entrar de lleno al fragor del trabajo.

Antes de Rahintel Solano laboró en La Voz del Trópico en concursos de aficionados y en La Voz Dominicana como músico y joven director de la orquesta Angelita. De allí pasó a la orquesta de Antonio Morel que amenizaba las noches bailables en el Patio Español del Hotel Jaragua. Entre 1954/56 trabajó en Venezuela como pianista de la orquesta de Luis Alfonso Larraín. De regreso, animó el ambiente del Do Re Mi de Lope Balaguer y Flor de Oro Trujillo. Su huella está estampada en el Embassy Club del Hotel Embajador, inaugurado para la Feria de la Paz, al dirigir por varios años su agrupación musical. En 1959 fue codirector de la orquesta Caribe junto al pianista cubano Agustín Mercier, cantantes Francis Santana y Joseito Mateo.

En Radio Caribe mantuvo un programa de música romántica que hizo historia. Acompañado por los talentosos vocalistas de Rahintel: Cáffaro, Casado, Luchy, Defilló. Cantantes ya curtidos como Francis Santana -quien venía del Trío Taylor y fuera solista en La Voz Dominicana y en la orquesta de Morel. Con la presencia taquillera de Lope Balaguer. Este don como productor de radio y televisión se prodigaría en su carrera. Lanza con Nóbel Alfonso una versión diaria de la Hora del Moro, precedente del Show del Mediodía. Acodado en el ingenio creativo inigualable de Yaqui Núñez produce el cotidiano nocturno Letra y Música.

Por Radio Televisión Dominicana, Solano en Domingo, cada séptimo día durante años en la década del 70. Su propia orquesta, artistas invitados y un coro de 200 niños. Después de todo, aporte a la televisión de los 80. Solano Invita por Rahintel, tras su regreso de Europa, de sobria elegancia y calidad. Memorable la edición a dos pianos y a dos compositores, en duelo musical de afectos recíprocos: de un lado Armando Manzanero tocando los temas de Solano de su predilección; del otro, Rafael Solano interpretando sus preferidos de Manzanero.

En el exterior Solano ha llevado su laboriosidad y virtuosismo como enseña de calidad de la dominicanidad, actuando en centros turísticos de Jamaica y Bahamas. El Hotel Americana de New York le contrató en 1963 para actuar con el director Charlie Fisk, tiempo que aprovechó para ampliar sus estudios de composición con Hall Overton, afamado autor, educador y pianista de jazz. En esa ciudad fue entertainer en centros de prestigio. Por más de medio siglo los escenarios de baile en hoteles y clubes sociales del país se han disputado su presencia, siendo una de sus más recientes apariciones la Noche del Recuerdo en el salón La Fiesta del Jaragua. Entidades como el Banco Central, el Banco de Reservas, E León Jimenes, las secretarías de Turismo y de Cultura, le han encomendado el montaje de grandes producciones musicales.

A finales de 1968, en el primer Festival de la Canción Dominicana organizado por Amucaba, su nombre alcanzó nuevas cotas al triunfar la canción rock Por Amor representada por Niní Cáffaro. Convertida en himno universal ha dado vueltas al planeta en multiplicidad de lenguas. Desde la pionera sellada por Niní, destacan versiones de Marco Antonio Muñiz, Rubén Juárez con aires tangueros, Vikki Carr, Roberto Ledesma, Danny Rivera, Tito Rodríguez, el Mariachi Vargas, Gloria Estefan con Jon Secada. Hasta llegar a Plácido Domingo en su CD De Mi Alma Latina. Raúl Di Blasio le ha dado soltura con la magia de su teclado. La gran vocalista norteamericana Eartha Kitt la facturó como It Is Love.

Su discografía llena todo un ciclo que aun no termina. Desde aquél elepé Quiero verte (1959) de Tony Curiel, encabezado por este bolero de su autoría, producido por el sello Riney con el respaldo de la San José dirigida por Papa Molina. Siguiendo con los sencillos lanzados por GADA (Grupo de Artistas Dominicanos Asociados) que canalizaron las primeras grabaciones de la hornada de Rahintel. Una treintena de álbumes, con una serie de cinco sólo con Lope Balaguer, varios con Niní, uno con Horacio Pichardo, los más con Francis Santana, Vinicio Franco, Rico López, Armando Beltré, su trompetista, como vocalistas. Un excelente coleccionable doble, Rafael Solano y sus intérpretes (Cáffaro, Casado, Defilló, Luchy, Lope), patrocinado por la Tabacalera con René del Risco en la producción ejecutiva.

En muchas de estas producciones interviene Solano como voz. Pero en Rafael Solano interpreta a Rafael Solano se establece ese diálogo estupendo que sólo él, como cantautor, ha sabido entablar entre su piano y su timbre bajo el embrujo de sus temas. Como instrumental, Rafael Solano his music and piano instrumental y el CD Solano al Piano, en el que este gran maestro recrea en atmósfera de plenitud de paz piezas de Lockward, Zouain, Sánchez Acosta, Cerón, Hernández, Echavarría, Enriquillo Sánchez y de su autoría. La obra como antologista y arreglista de la canción romántica dominicana es la más completa. Resalta la colección de ocho CDs realizada para E. León Jimenes. Dos con selección de los clásicos del bolero (Boleros Dominicanos en Concierto y Canciones Dominicanas en Concierto). Seis dedicados a honrar igual número de compositores: Luis Alberti, Manuel Sánchez Acosta, Juan Lockward, Bienvenido Brens, Manuel Troncoso y Rafael Solano. Antes figuran los LPs conmemorativos del 75 aniversario de esa empresa y la compilación Homenaje a la Canción Romántica Dominicana con motivo del 40 aniversario del Banco de Reservas.

Marco Antonio Muñiz y Tito Rodríguez, en el clímax de sus carreras, se enamoraron de la estética autoral de Solano, poblando sus álbumes con los temas del dominicano -cuyos títulos les dan nombre: En la Oscuridad, Yo soy tu enamorado, Confesión de amor. Vicentico Valdés le puso alas a Quiero verte. Gilberto Santa Rosa es de los últimos románticos que se ha refugiado En la Oscuridad que Casado promoviera primero. Al igual que Una primavera para el mundo, llevada a festival con letra redactada en gestación de polen por René del Risco, en contrapunto de genios con Solano sobre el piano, Fernando como testigo/actor. En Ruinas, Cada vez más, Confundidos (¡oh Francis Santana amigo, Songo sancarleño hijo de Papaé sonero y trovador), Mi amor por ti, El diez de abril, Entonces me cansaré, El sonido de tu voz (¡oh Luchy adorable, juguete adolescente, voz de ensoñación), Magia, Perdidamente enamorado. Suenan y resuenan en las voces maravillosas de la cohorte Rahintel y del eterno Lope. Y en la del propio Fello.

Dominicanita, Como Juan, Fandango, Güira y Tambora, Pensándolo bien -letra del gran Yaqui- son ofrendas de Solano a la patria risueña, campestre, barrial, a la que se suelta en pies y mueve rítmica cintura, a golpe de palo percutiendo sobre cuero de chivo resonante. Como dijera el poeta del Cabral: “Trópico, mira a tu chivo/ después de muerto cantando”.

Hombre culto, Solano ha llevado a imprenta Letra y Música (1992), colección de relatos autobiográficos, y la obra galardonada El Merengue. Música y Baile de la República Dominicana (2003), en coautoría con Catana Pérez de Cuello. Su columna Solanismos, en el Listín Diario, es prueba de interés difusor, al igual que las colaboraciones en Areito del Hoy. Por sus méritos, fue embajador ante la UNESCO, en París, entre 1982-86.

De fina sensibilidad, educado y consagrado a su arte. De vida austera y ordenada, laborioso como abeja, Solano -quien nació “como Juan en la falda de la loma” y a quien “también como Juan lo arrullaron mil palomas”- representa en nuestra canción romántica un giro hacia el intimismo poético que tuvo en la trova solitaria de Lockward a su mayor exponente. Llevado a un plano coloquial y cotidiano, a la manera de las Paroles de la poética cantable de Jacques Prévert. Auxiliado por los recursos del piano que domina con gracia y estilo inconfundible y el ángel de orquestador moderno abierto a las corrientes de la mejor música del mundo. Esa química ha insuflado un aire renovador a nuestra música popular. Oxigenándola.

En sus 80 abriles marcados en 10 -fecundos como esos frutos del Cibao que cantara alborozado un Juan Lockward aposentado en ese valle ubérrimo-, “que Dios bendiga mil veces” a Rafael Solano, quien tanta dicha nos ha prodigado. En lo que a mí, tocado por el encanto de su canto desde que le admiré en 1959 en la pantalla chica cuando apenas frisaba 12 años, este merecido tributo es mera reiteración de “Confesión de Amor”.

En contexto

About these ads

Acerca de Lara Valerio

Fui técnico de perforadoras de tarjetas de 80 columnas en 1975, profesor de matemáticas del nivel medio, me gradué de ingeniero electricista. Entre 1979 hasta el 86 realicé un montón de cursos de sistemas informáticos. Trabajé en importantes proyectos de redes e internet. Espero que este fructífero acervo tecnológico sirva para el desarrollo socio-económico, la educación y las buenas prácticas de la democracia.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Añoranzas dominicanas 1950 1960 « Bono Cimarrón - 25/09/2011

  2. Pingback: Biografia Antonio Morel « Bono Cimarrón - 22/12/2011

  3. Pingback: Bienvenido Brens « Bono Cimarrón - 30/09/2012

  4. Pingback: Felix del Rosario « Bono Cimarrón - 27/10/2012

  5. Pingback: Luis Kenton « Bono Cimarrón - 27/01/2013

  6. Pingback: Nicolas Casimiro, aniversario | Bono Cimarrón - 28/04/2013

  7. Pingback: Francis Santana | Bono Cimarrón - 11/01/2014

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Entra tu email para recibir avisos automáticos, cuando surjan nuevos temas .

Únete a otros 704 seguidores

Twitts Bono Cimarron

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 704 seguidores

%d personas les gusta esto: