//
Democracia, Derechos Humanos

Abigaíl Mejía

Abigail Mejia

Autora original:  Ylonka Nacidit-Perdomo, Clave Digital
Reproducido por :    Blog  Agrupación Nacional Fmenina (ANAFE)
Abigaíl Mejía Soliere nació en la ciudad de Santo Domingo en 1895 en la casa número 68 de la antigua y legendaria calle Consistorial (hoy Arzobispo Meriño).
Tres acontecimientos culturales anteceden a esta fecha: el Simulacro Naval y Juegos Náuticos de la Junta de Festejos y de “La Francia” en el IV Centenario del Descubrimiento de la Isla del cinco de diciembre de 1892, la edición de la Racolta di documenti e studi publicati dalla R. Commissione Colombiana pel quatro centenario dalla scopertra dele American en 1892, y al Reseña histórico-crítica de la poesía en Santo Domingo de César Nicolás Penson y José Pantaleón Castillo en 1892.
En las primeras décadas del siglo XX su pensamiento feminista causó gran impacto, provocando diversas polémicas en los círculos políticos e intelectuales conservadores de la época. De influencia Republicana, escribió y vivió para las causas de la mujer y la literatura, fue además una enjundiosa investigadora de la lengua castellana y excelente prosista.
Fuente externa.  La notable humanista, feminista, políglota, maestra, biógrafa, y mujer de letras, Abigaíl Mejía (1895-1941), iluminó la conciencia nacional y trajo al país las nuevas corrientes enciclopedistas que en la vieja Europa eran el paradigma de la igualdad social, política, económica y cultural de la persona. En 1933 da a la luz pública el volumen de su tratado ideológico denominado Ideario Feminista donde planteaba las acciones, vías, medios y estrategias para que la mujer alcanzara su condición de ciudadana, y, por ende, de sujeto portador de derechos.

Ensayo de voto de mujeres, 1934

Promovió el derecho al voto de la mujer. Formó parte del movimiento feminista  llamado “sufragista”.

Correspondió a esta insigne intelectual educada en Barcelona por María Montesorri, graduada de Maestra Normal en Barcelona (1919), dirigir las jornadas patrióticas en contra de la intervención norteamericana de 1916, fundar el Club Nosotras en 1927, la Acción Feminista Dominicana en 1931, ser la precursora de redactar las propuestas de reformas al Código Penal Dominicano en 1932, así como crear las primeras escuelas nocturnas para obreras, y, organizar el Voto de Ensayo de la mujer dominicana en 1934, donde votaron 96,424 mujeres, marcando un hito en todo el continente.

Escribió la primera Historia de la Literatura Dominicana (Santo Domingo: Imprenta Caribe, 1937), 146 pp. En la Escuela Normal estuvo como profesora de Castellano, Literatura, Pedagogía e Historia.

Mejía en 1926 publicó en la revista Blanco y Negro que dirigía Francisco A. Palau su “Plan acerca de la fundación de un Museo Nacional en Santo Domingo”, reflexiones sobre sus experiencias de visitas y observaciones, a los museos del Prado, Louvre y a la Pinacoteca del Vaticano. Tuvo bajo su responsabilidad la fundación y dirección (cargo en el cual permanecería hasta su fallecimiento) del Museo Nacional. Posteriormente publica en 1939 el primer catálogo editado en la República sobre un Museo.
En la II Reunión Interamericana del Caribe de Arqueología en 1940, trabaja en la Comisión Segunda de Etnografía e Historia, con un estudio titulado “Estudio comparativo de los restos arqueológicos de las Antillas”. Posteriormente en 1941, en el Primer Congreso de Municipios Dominicanos, presenta la ponencia Creación y fomento de bibliotecas y hemerotecas, donde abordaría los problemas de la “letra impresa”, expresando que: “(…) para que la letra impresa no sea “letra muerta” debe hallarse el libro fácil, accesible a todas las manos, con toda la comodidad y sin coste alguno su lectura”. (3 pp. Mimeografiadas).

Abigaíl Mejía es, sin lugar a dudas, la pionera del arte fotográfico femenino en la República Dominicana. En 1925 marca un hito: aparecen publicadas las dos primeras fotografías tomadas por una mujer -de su autoría para ilustrar un artículo de fondo en la revista La Opinión, Revista Semanal Ilustrada (Año III, Vol. 15, Núm. 139 (3-IX-1925), s/p) de Santo Domingo, que dirigía A. R. Nanita y A. Álvarez D., como sub-director, cuyos Editores-Propietarios eran Lito Lepervanche, C. por A.

Posteriormente, da a conocer, en dicha revista, una serie de fotografías de la Ciudad Santa tomadas por Mejía durante su peregrinación a Roma y a Lourdes, época en la cual para llevar a cabo su campaña de sensibilización para la creación del Museo Nacional dio a conocer “instantáneas” captadas por ella de museos y monumentos de España e Italia, que son parte de un “álbum” que preparaba sobre sus itinerarios de viaje por la vieja Europa.
Una nota de los Editores al respecto dice: “El inquieto espíritu de Abigail Mejía, tan femenina y tan… feminista, no satisfecho con darnos de Roma sus ágiles y amenas impresiones literarias, ha querido completarlas con estas fotografías obtenidas por la escritora durante su permanencia en la ciudad de Nerón y San Pedro. Ellas ilustrarán el libro que sobre la urbe latina prepara la gentil literata. Nosotros sabremos agradecer las primicias de publicación que tan amablemente se nos ha brindado. Esta primera hoja del carné fotográfico de Abigail Mejía reproduce un bello rincón de la hermosa Plaza de San Pedro” (Ibidem).
Para 1925, año en el cual regresó definitivamente al país, la escritora era considerada “la primera figura intelectual femenina de la juventud”. En España había compartido amistad, tertulias y muestra de intereses comunes en las artes, la literatura y el movimiento feminista con Concha Espina, Blanca de los Ríos y Emilia Pardo Bazán.

En la Revista Quincenal Ilustrada Fémina (Año V, Núm.100 (15-II-1927), s/n de San Pedro de Macorís), en la sección Complemento Ilustrado de “Fémina”, se da a conocer una foto de “La ilustre escritora D. Amelia Francasci, quien con la publicación del interesante libro “Monseñor de Meriño Intimo” acaba de sumar un laurel a los muchos que lleva recogidos”, de la autoría de Mejía.

Ya en diciembre de 1926 había tomado varias fotos a Francasci (1850-1942), que vivía en la calle El Arquillo, hoy Arzobispo Nouel, de quien expresó: “Es una dama afable, bondadosa, cuya alma inteligente aún se asoma con melancólica coquetería a sus ojillos grises o azulados. Gusta de la soledad y la penumbra. Ha vestido siempre de blanco, con un alba capita muy peculiar, muy suya, siempre sobre los hombros”. (Abigail Mejía: Obras Escogidas. (Secretaría de estado de Educación, Bellas Artes y Cultos, Santo Domingo, 1995: 505).

En 1927 al referirse a la artista Adriana Billini (Santo Domingo, 1863-La Habana, 1946) decía: “Quizás la que es hoy la gran pintora dominico-cubana, de haber permanecido en el frívolo ambiente nativo, hubiera tenido que evolucionar de retratista a fotógrafo, en la lucha por la vida, como hicieran esos artistas del lente, meritísimos amigos y luchadores que son Palau y Senior”.

Posteriormente, a estos años no se conocen otros registros fotográficos de Mejía. Gran parte de su archivo visual corrió la misma suerte que los baúles de Abelardo Rodríguez Urdaneta: el ciclón de septiembre de 1930, San Zenón, ahogó estas estupendas y únicas colecciones de nuestras artistas pioneros.
Falleció Abigail Mejía el catorce de marzo de 1941 en su residencia de la calle Cayetano Rodríguez número 1, Reparto Independencia. De ella recuerdo este pensamiento que ya es parte de su legado como escritora: “No le pongamos alas a la imaginación”.

Las Sufragistas

“Las Sufragistas”, una historia basada en el Ensayo: “Vanguardia Feminista y la conquista  del derecho al voto” de Ylonka Nacidit-Perdomo,  es una crónica

Sufragistas

sobre la  lucha  política de la mujer dominicana donde se presenta la hazaña más importante llevada a cabo por las mujeres dominicanas a principio del siglo XX: su emancipación como sujeto social, la conquista de la ciudadanía y el derecho al sufragio, lo cual las catapultó en 1942 a votar por primera vez en unas elecciones presidenciales generales, lucha impulsada por un grupo de Maestras Normales, intelectuales y artistas, que representaban las mentalidades  más preclaras de la nación.

El documental tiene testimonios de primera mano de Doña Zoraida Heredia Viuda Suncar, discípula de las pioneras del sufragismo; el historiador Franklin Franco; análisis de  la feminista de la “nueva ola” Magaly Pineda, y  opiniones de la nieta de  Abigail Mejía, creadora de la Acción Feminista Dominicana, Raquel Fernández Mejía.
Escrito por: Ylonka Nacidit-Perdomo
About these ads

Acerca de Lara Valerio

Fui técnico de perforadoras de tarjetas de 80 columnas en 1975, profesor de matemáticas del nivel medio, me gradué de ingeniero electricista. Entre 1979 hasta el 86 realicé un montón de cursos de sistemas informáticos. Trabajé en importantes proyectos de redes e internet. Espero que este fructífero acervo tecnológico sirva para el desarrollo socio-económico, la educación y las buenas prácticas de la democracia.

Comentarios

Un comentario en “Abigaíl Mejía

  1. Saludos, quisiera saber si existe algún documento que diga quien fue la primera mujer en ejercer el sufragio en la República Dominicana…seria de mucha ayuda, Gracias :)

    Publicado por Yeremi Sabino Ramirez | 03/10/2013, 10:33 PM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Entra tu email para recibir avisos automáticos, cuando surjan nuevos temas .

Únete a otros 725 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 725 seguidores

%d personas les gusta esto: