//
Democracia

Bono Dominicano

Conceptos básicos

El Bono es un Título de Deuda con evidencia escrita que emite una institución pública o una empresa privada.

El documento define una tasa de interés o alguna fórmula para la determinación de los beneficios. Todos sus términos se definen por medio a un contrato de compra de bonos o por una regulación legal, cuando se refiere al Estado.

Por medio a la ley 104-99 en el año 1999 se emitieron los bonos de deuda pública interna por un valor de 5 mil millones de pesos, gestionados por la Secretaría de Estado de Finanzas ( Hacienda).

El Bono de la empresa privada lo regula y aprueba la Superintendencia de Valores ( SIV) de la República Dominicana.

El Tenedor de Bono es la persona física o moral propietario de bonos (prestamista).

El emisor de bono es el prestario.

Cupón es una especie de factura que indica el pago de intereses fijos que devenga un bono.

El bono cupón cero establece un pago único y final que incluye el capital y los beneficios consolidados de los intereses durante su vigencia. En este caso, el tenedor de bono no recibe pagos de intereses periódicos o cupones.

El valor presente de un bono es la suma de su capital más los intereses que devengará .

El Pagaré pareceun bono cupón cero,  generalmente emitido por una persona física, a la cual un banco o un prestamista le obliga a firmar para minimizar sus riesgos, al margen de la aprobación de la SIV.

La Fecha de redención o vencimiento es aquella en la cual se promete el pago del valor emitido. El Valor de Redención sería la suma que se entregaría en la fecha de redención determinada.

De acuerdo a los periodos de duración, en el argot financiero llaman Letras a los bonos que duran menos de 1 año,  Notas, los de 10 años, y propiamente Bonos a los de más de 10 años de duración.

La ley 120-05 autoriza una emisión de bonos para pago de deuda pública por un valor de 1,888 millones de pesos. ESta ley surge cuando venció la ley anterior 104-99 y no fueron redimidos la totalidad de los bonos vencidos.

El Bono Soberano o bubernamental lo emite el Estado, en el caso dominicano, a instancia del Poder Ejecutivo, con aprobación expresa de las Cámaras Legislativas. Constituye en sí mismo una deuda pública o estatal.

Triple A (AAA) es una calificación emitida por una Calificadora de riesgo que indica una excelente garantía relativa y absoluta de pago.

Precedentes Báez, Lilís

El Presidente Buenaventura Báez ( sí son parientes), fue pionero de esa modalidad de finaciamiento público, cuando por medio a la empresa Hartmont, en 1869 emitió bonos por 420 mil libras de esterlinas, menoscabados por fabulosas comisiones a intermediarios de más de un 25%, a pesar de que esta empresa nunca cumplió sus compromisos a cabalidad. Estos bonos fueron emitidos al portador y comprometía todos los activos estatales, los derechos de aduanas , inclusive.

En 1888, el presidente Ulises Hereaux, Lilís, delega a Eugenio Generoso de Marchena para la gestión de empréstitos. En efecto logra un acuerdo con el Conde Oksza por un monto nominal de 770,000 libras esterlinas, y dos meses mas tarde el prestamista traspaso dicho acuerdo a la empresa holandesa Westendorp & CIA, después de la deducción de una comisión también fabulosa.

Este acuerdo con la Westendorp reconoció, además, la deuda vieja de la Hartmont. En 1889, se estableció un préstamo adicional por 900 mil libras con la finalidad de la construcción del ferrocaril Santiago-Puerto Plata. La Caja Recaudadora Regie fue la encargada de la administración de aduanas con el fin de amortización de la deuda.

La empresa se conviertió en la principal acreedora internacional del Estado Dominicano. Luego vendió sus derechos a la empresa estadounidense Santo Domingo Improvement, en 1892, la cual asumió a cabalidad todas las concesionales de administración aduanal y acreencias soberanas.

Para el año 1894 la deuda pública con la Improvement en contra del Estado Dominicano alcanzaron la fabulosa suma de 17 millones de pesos.

Jacob Hollander, enviado por el presidente USA Roosevelt para determinar el monto real de la deuda, estableció que a mediados de 1905 la República debía mas de $40,000,000 de dólares en el país y en el extranjero. Pero esta suma, según Hollander podía ser reducida a más de la mitad por carecer de suficiente legitimidad.

El gobierno USA asumió la gestión directa de las acreencias de empresas norteamericanas. Ello da lugar al convenio Modus Vivendi de 1905 y luego a la Convención Domínico Americana de 1907, por medio al cual se concede la Administración de las Aduanas Dominicanas esta potencia.

Tratado Trujillo-Hull

Cornell Hull y Rafael L. Trujillo durante la firma del Tratado sobre Deuda

Cornell Hull y Rafael L. Trujillo durante la firma del Tratado sobre Deuda

Trujillo tuvo como eje transversal de política económica el pago de la deuda externa. Incluso, en 1930 días posteriores al ciclón de San Zenón, rechazó categóricamente moratorias al proceso de pago de la deuda y la oferta de un nuevo empréstito que le ofreciera el gobierno de Estados Unidos, motivada por la crisis posterior a la tormenta.

En 1941 se firma el tratato Trujillo -Hull, el cual puso fin a la administración aduanera norteamericana.

Bonos Soberano Hipólito Mejia

El Gobierno de Hipólito Mejía con el asesoramiento del economista Andrés Dauhjare puso de moda otra vez esta modalidad de financiamiento público. En principio, la emisión de dos montos consecutivos de 500 y 600 millones de dólares de Bonos soberanos, con aprobación congresual ( leyes 128-01 y 1-03), a tasa de interés anual de 9.5%, a 5 y 10 años.

Esta iniciativa recibió una gran cantidad de críticas y suspicacias, potenciadas más por la propaganda y los precedentes funestos de Baez y Lilís, que por argumentos económicos de validez actualizada.

Bonos Soberanos Leonel Fernández

En el año 2005 los bonos soberanos de Mejía fueron renegociados por el gobierno de Leonel Fernández. Esta nueva autorización al gobierno de Leonel Fernández es mediante la Ley 118-05, por un valor curiosamente indeterminado, a 9.05% con redenciones en el 2018.

Más luego, mediante la Ley 5-06 se autorizaron al poder ejecutivo bonos soberanos adicionales por  US$ 300 millones, a tasa de 9.5%, a 10 años de vencimiento, con el fin del saldo de la deuda Unión FENOSA  que se generó por la recompra estatal del 50% Enenorte-Edesur.

Esta ley del año 2006 tiene entre sus considerandos elogios a las operaciones de bonos soberanos 2001, 2003 y 2005 (?¡?¡)

Bonos Municipales

Felizmente, aún ninguno de los Síndicos, tuvo la osadía de la emisión de Bonos Municipales. Cuando eso suceda, le cambiaremos el nombre a estas autoridades locales y les llamaremos Alcaldes.

Bono Cimarrón

Ilustración Bono Cimarrón

Ilustración Bono Cimarrón

El Bono Cimarrón fue un neologismo que tuvo que idearse quien suscribe para el bautizo de los bonos solapados por US$ 130 millones que emitió el Poder Ejecutivo en mayo del 2006, sin el aval del Congreso, lo cual le quita soberanía. Tampoco los regula la SIV, lo cual le hubiese otorgado cierto grado de credibilidad. El Fondo Monetario Internacional alega que no conocía ese manejo. Mientras la Suprema Corte de Justicia denegó justicia, pues mantiene el caso en un verdadero limbo legal, a pesar de que formalmente hay dos sometimientos de inconstitucionalidad sobre el caso.

Ante los apuros legales, estos valores ya fueron “blanqueados” y retirados de juridicción extranjera, nadie sabe si por el Banco de Reservas o por medio a testaferros cleptocráticos privados. ¿Quién sabe?.

Lo cierto es que esa operación contribuyó a la superación del estatus de vigilancia que calificaba Standard & Poor a RD. Ahora tenemos una calificación S&P B+.

Valores Emitidos por Banco Central

Aunque el Banco Central usa el eufemismo “valor en circulación del BC“, al fin y al cabo es un Bono lo que emite, el cual de hecho tiene como garante al Estado Dominicano. Los valores emitidos por el BC, hasta el 13 de agosto del 2008 es de 187, 090 millones de pesos.

El BC exige sus tenedores una explicación de la procedencia de los los fondos con los cuales compra uno de esos valores. ¿Existe un real control de calidad en este punto tan crucial?

Bonos aprobados por la SIV

Los bonos privados que aprobó la SIV en el año 2007 fueron por un monto de 12.8 mil millones de pesos, de los cuales sólo el 38% correspondió al sector no financiero de la economía. Además, la Superintendencia de Pensiones (SIPEN), en nombre de los trabajadores dominicanos, fue quien financió el 56% de esta fiesta de valores.

Otra fiesta fueron las transacciones de bonos en el mercado secundario, es decir la negociación de bonos que se emitieron previamente. Allí los certificados a plazo fijo, las notas y las letras ya emitidas por el Banco Central abarcaron más del 92% de estas operaciones, por más de 7,252 millones de pesos. Otro 5% lo acapararon los bonos de deuda pública. Sólo un pírrico 3% estuvo relacionado con emisiones de empresas privadas.

En pocas palabras, la SIPEN como paganini de los riesgos del sector financiero y los valores emitidos por el BC y los bonos de deuda pública transados en el mercado secundario, abarcan la gran mayoría de los montos que rellenan las estadísticas de nuestra ilustre SIV.

El crecimiento de las operaciones SIV durante el periodo 2006-2007 fue de 821%. Dije 821% y no hay datos erróneos. El monto transado por la SIV en el 2006 fue de 1,674 millones y el 2007 explotó hacia 15,415 millones. Todo a costa de la ley de fuentes gubernamentales.

Estos números obligaron a olvidar un poco la historia, la tecnología, la filología y las audiencias y poner este granito de arena conceptual sobre este cáncer financiero que refleja la SIV, el BC y SIPEN. Cualquier falla en este ámbito apunta a un solo perdedor: los ciudadanos y en el mejor de los casos, aquellos empleados formales que ya tienen acumulados valores en las AFPs que supervisa SIPEN.

Otras de las perlas transaccionales de la SIV es que no reporta la negociación siquiera de una acción, aún sea simbólica de alguna empresa dominicana. Es tan fácil conseguir dinero en Rep. Dominicana mediante operaciones financieras que casi nadie vende acciones.

Conclusiones

En el marco de la endeble institucionalidad que sufre la República Dominicana, la emisión de bonos o valores de fuentes públicas o privadas , plantea varias incertidumbres:

  1. ¿Cuál es el futuro de los fondos de pensiones y su ritmo de rendimiento?
  2. ¿Qué incidencia tienen sobre el mercado de valores las fuentes financieras espurias, tal como la del narcotráfico y la prevaricación gubernamental?
  3. ¿Hay la posibilidad presente o futura para la emisión solapada de bonos cimarrones u otros subterfugios que conlleven compromisos o garantías que afecten el erario?
  4. ¿Cuál es la deuda pública total ( interna y externa ) de la República Dominicana?

Documentos y enlaces

Anuncios

Acerca de Lara Valerio

Fui técnico de perforadoras de tarjetas de 80 columnas en 1975, profesor de matemáticas del nivel medio, me gradué de ingeniero electricista. Entre 1979 hasta el 86 realicé un montón de cursos de sistemas informáticos. Trabajé en importantes proyectos de redes e internet. Espero que este fructífero acervo tecnológico sirva para el desarrollo socio-económico, la educación y las buenas prácticas de la democracia.

Comentarios

Un comentario en “Bono Dominicano

  1. buenisimo

    Publicado por yadiris herrera | 26/02/2010, 8:59 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Entra tu email para recibir avisos automáticos, cuando surjan nuevos temas .

Únete a otros 1.091 seguidores

Twitts Bono Cimarron

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: