//
Democracia

Minou Tavárez : Responsablemente, yo digo NO, NO y NO.

En directo – No, no y no

Por: Minou Tavárez Mirabal,  Minouta en Diario Libre, 12 Mayo 2011

Pienso votar NO en las próximas elecciones internas de mi Partido. El 26 de junio diré NO a la extensión de mi mandato y del de los otros casi cuatrocientos integrantes del Comité Central del PLD en la consulta plebiscitaria que se ha acordado realizar conjuntamente con el Congreso elector de nuestro candidato presidencial de cara al 2012.Militar es observar los hechos con humildad y atención, reflexionar acerca de lo que ocurre y nos ocurre como entidad, como sociedad; es apuntar críticamente a las causas antes que arremeter contra supuestos responsables.Las matemáticas son buenas consejeras: del 2001 acá nos ha pasado por arriba una década. Si toda la dirigencia (salvo el Comité Central que fue elegido en el 2006) de nuestro PLD continúa casi intacta hasta el 2016, serán quince años ininterrumpidos de gestión que, entre otras vergüenzas, volcarán a las y los candidatos elegidos a buscar votos entre una militancia a la que hemos robado el derecho a participar de igual a igual dentro de la propia organización.

¿Qué nos está ocurriendo?

Estamos en plena competencia interna para elegir nuestro candidato presidencial a las elecciones del 2012 y dejamos ver el refajo: el adelgazamiento moral, ideológico, sistémico que nuestro partido ha experimentado en su funcionamiento durante estos últimos diez años.

Es probable que los adictos a triunfar sin tener en cuenta los derechos de los demás vean en esta circunstancia -movediza e incierta- una contrariedad para avasallar. O que tronchando los nuevos liderazgos, gracias a una tabla de prerrequisitos capicúa que sólo exhiben quienes los exigen, nos hagamos expertos en promover caudillos promotores de ofertas irresponsablemente irrealizables que catapultan el clientelismo y el Estado patrimonialista como exclusiva forma universal de acción política.

O peor aún, que una vez retirado el compañero Leonel Fernández, quizás quieran convencernos de que el Partido no está preparado para una transición a liderazgos múltiples, que no está preparado para dar paso a un momento de propuestas variadas que respondan efectivamente a lo que partido y país demandan. Y no hay que olvidar que una competencia electoral democrática y sin descalificaciones puede ser escenario privilegiado para ello.

¿Cabe toda la militancia del PLD dentro de estas generalizaciones?

! No! El Partido está malito, pero está vivo: no todos cabemos dentro de ese saco.

A mucha honra, quedamos militantes capaces de ejercer el arte de la responsabilidad, porque sabemos que ignorar la situación no nos acerca a nuevas victorias, más bien nos aproxima a la peor de las derrotas: la de desperdiciar otra vez la oportunidad de servir de verdad al pueblo.

Ni en meteorología, ni ante desafíos políticos el miedo ha sido un buen consejero. Y menos que nunca ahora que nos convoca el coraje: militamos en un partido con más de dos millones de militantes a los que no vamos a encantar, y mucho menos a re encantar, con ‘bajadas de líneas’ ni ‘amarres’. ¿No será mejor poner a su disposición ofertas programáticas con una visión responsable y novedosa de lo que debe ser su partido en la ya iniciada segunda década del siglo XXI?

¿Acaso no tiene la militancia y la dirigencia media el derecho a reprobar a quien no ha hecho nada? ¿Acaso no les corresponde también el derecho a elegir y a ser elegidos? ¿A crecer dentro del partido y a que se les reconozca por su trabajo? ¿A aspirar a los frutos que su esfuerzo responsable, serio, democrático ponga en nuestro camino? ¿A ser líderes de los nuevos entornos que se cocinan en las nuevas circunstancias que entretejemos y se entretejen? Todos los SÍ que merecen esas preguntas se convierten en razones que nos obligan a votar NO en el plebiscito que intenta ratificarnos casi vitaliciamente en nuestros puestos, que nos convierte en un Comité Central de corte monárquico que se perpetúa y se inutiliza creciendo, creciendo, creciendo.

Movilizarnos sobre bases antidemocráticas para muchas y muchos ya no es posible. Mantener la actual cúpula del partido prolongando un ejercicio ya cumplido, violenta la ética democrática, es una desconsideración que quienes creemos en la necesidad de conjugar el verbo participar en todo su inteligente esplendor, procuraremos no dejar que se cuele.

El pasado enseña. Por ello quiero terminar este llamado al NO en el plebiscito, recordando algo que se dijo -y suscribimos- en un congreso elector anterior: “El día que los militantes políticos votemos por agradecimiento, entonces llevaremos al PLD al amiguismo y al clientelismo. Aquí no hay nada que pagar, porque entre militantes de una misma causa no hay débitos, deudas, rencores ni nada que cobrar”.

Responsablemente, yo digo NO, NO y NO.

Anuncios

Acerca de Lara Valerio

Fui técnico de perforadoras de tarjetas de 80 columnas en 1975, profesor de matemáticas del nivel medio, me gradué de ingeniero electricista. Entre 1979 hasta el 86 realicé un montón de cursos de sistemas informáticos. Trabajé en importantes proyectos de redes e internet. Espero que este fructífero acervo tecnológico sirva para el desarrollo socio-económico, la educación y las buenas prácticas de la democracia.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Entra tu email para recibir avisos automáticos, cuando surjan nuevos temas .

Únete a otros 1.091 seguidores

Twitts Bono Cimarron

A %d blogueros les gusta esto: