//
Economía, Fondo de pensiones

Patrimonio Fondos Pensiones financia clientelismo

La estabilidad macroeconómica dominicana es espuria porque sucede en un contexto de incremento irresponsable del gasto público, el cual es permeado por despilfarro y corrupción.

Es un modelo, el que desde el año 2004 controla la divisa e inflación, a pesar de la adversidad del clientelismo. Ese malabarismo bancentraliano convive con la misión política que pretende el control cuasi absoluto de todos los resortes institucionales y socioeconómicos del Estado.

¿Quiénes financian tal paradoja? El ITBIS, impuestos a hidrodrocarburos, endeudamiento público y un fabuloso déficit fiscal de caja.

El impuesto al valor agregado ITBIS constituyó el 33% del total de ingresos tributarios en el año 2011, a pesar de un estimado de 25% de evasión. Los impuestos netos por combustibles, sin contar la deuda con  Petrocaribe, representaron el 15% de tales ingresos.

deudores del patrimonio fondos de pensiones dominicanos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


A su vez,  el 36% del presupuesto general del Estado de ese año 2011 se asignó para gestión de deuda pública y transferencias corrientes, principalmente del sector eléctrico.

Este gasto sería sustentado por un nuevo endeudamiento, cuya magnitud se estimó en 25% de los ingresos. La parte interna de tal deuda se evaluó en RD$ 28 mil millones, mientras la externa en RD$ 69 mil millones (US$ 1,800 millones).

Como si fuera poco, el gobierno gastó un extra de RD$ 60 mil millones,  al margen del marco presupuestario del año 2011.   Más preocupante aún  es que el déficit fiscal del año 2012 se proyecta  entre  RD$ 150  y 187 mil millones, por lo menos siete veces  lo proyectado.

Este desorden fiscal huele a ITBIS, impuesto a gasolina, deuda y déficit,  con el sabor amargo del despilfarro, corrupción, desventaja de competitividad y debacle institucional.

La principal fuente de financiamiento del tal endeudamiento público  interno es el patrimonio de los fondos de pensiones (FP).

Mas,  al FMI ni  BC ni  Leonel ni gobierno ni a la cleptocracia dominicana le  preocupa  este esquema de alto riesgo de crédito de los FP. Hasta junio 2012, el 66% de los susodichos fondos fueron convertidos en papeles emitidos por instituciones gubernamentales, específicamente del Banco Central (49%), Hacienda (10%), BNV (3%) y BanReservas (4%). Es decir, el sector gubernamental adeuda a los  FP unos 120 mil millones de pesos.

La influencia gubernamental en la cartera de las supuestas inversiones FP “diversificadas” aumentó durante el periodo junio 2010 a junio 2012,  desde 57.2% hasta el actual 66.1%.

Solo el Ministerio de Hacienda es responsable directo del 59% de esa deuda gubernamental con los FP, en virtud de que la ley de recapitalización del Banco Central, 167-07, así lo contempla.  En el bienio 2011-2012 el valor de tal recapitalización se estimó en 40 mil millones de pesos. Sus instrumentos de recapitalización se estimaron en 85 mil millones de pesos, hasta diciembre 2011.

¿Fue redimido tal compromiso del gobierno con el BC o en cambio esta institución prosiguió su agitado curso de recurrir a los  FP  como fuente de subsistencia financiera?  Para muestra basta un botón: la “cuenta por recibir” del BC con el gobierno dominicano es la friolera de RD$ 232 mil  millones (11% del PIB).

El patrimonio formal de los FP asciende a RD$ 182 mil millones, con un promedio de capitalización individual de 55 mil pesos hasta agosto 2012, distribuidos entre 1.26 millones de cotizantes, sin tomar en cuenta AFP UASD. A estos ciudadanos parece no interesarles o no comprenden a cabalidad esa política económica letal a la sostenibilidad de su patrimonio individual.

Es un escenario preocupante, en el cual el principal deudor de los fondos es un gobierno que trilla un déficit fiscal crítico (8.5% PIB) y  un acumulamiento de deuda con récord histórico (44% PIB), si se ponderaran “las cuentas por recibir “ del BC desde el gobierno.

La vocación del incremento del gasto público, no es perniciosa en si misma. Lo malsano es que su financiamiento interno se implementa a costilla de los FP y en un marco de despilfarro, corrupción rampantes y abusivo déficit fiscal el cual en la gestión pública.

El control administrativo gubernamental del 35% de los FP,  AFP magisterial (INABIMA), Banco Central, Banreservas y fondos de solidaridad, facilita ese proceso de francachela del gasto público a costa de los FP.

Adicionalmente,  la rectoría de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) absorbe en gastos corrientes las retenciones del sistema de la seguridad social (SSS). Durante el periodo 2003-2012, la UASD usó en forma impropia e ilegal fondos FP,  estimados en  RD$  2 mil millones.  Tal situación afecta a más de 5,800 empleados administrativos y docentes de la UASD.

Mientras el patrimonio de INABIMA, RD$ 13 mil millones, está constituido por papeles de deuda del Ministerio de Hacienda y BC, es decir por deuda pública.

Mediante diferentes modalidades y subterfugios,  todos los FP del sector educativo gubernamental (INABIMA y FP UASD)  fueron drenados, convertidos en papelería de Hacienda-BC o en archivos inciertos de la universidad estatal. Tal situación afecta a más de 128  mil  empleados administrativos y docentes,  los cuales constituyen un 10% del SSS.

Ningún ciudadano está exento de riesgo, ni siquiera los mismos peledeístas,   debido al síndrome de apropiación gubernamental del patrimonio FP. Esa tendencia pertinaz reduciría el derecho de cualquier cotizante al equivalente de una tarjeta de solidaridad concedida a nombre de cualquier politiquero o politiquera.

En buen sentido, la  sostenibilidad de los planes de retiro dependería de la salud fiscal del gobierno central, tal como los subsidios solidarios.

Mientras tanto, ese proceso degenerativo de los FP es blanqueado por la propaganda.  Se exhiben niveles fabulosos de crecimiento y rentabilidad del patrimonio de los fondos, los cuales cultivan una quimera de bienestar futura,  carente de fundamentos sostenibles.

En el periodo  junio 2011- junio 2012 el patrimonio FP aumentó un 33%, con una rentabilidad nominal anual de un 12%.

Como paradoja, INABIMA fue líder en rentabilidad entre las AFP, pero al mismo tiempo, el 100% de su patrimonio son papeles emitidos por el Ministerio de Hacienda y BC, es decir por deuda gubernamental de alto riesgo.

Al margen de los supuestos niveles de rentabilidad de los FP y sus ingresos nominales, su cartera de inversiones es adversa a la competitividad nacional, puesto que el 96.5%  de ella corresponden al sector público y Banreservas (66.1%)   y sector financiero no gubernamental (30.4 %).

Apenas un 3.5% de ese patrimonio corresponde al financiamiento de las empresas privadas no financieras, las cuales son las propulsoras de la economía real de los sectores industrial, agricultura, comercio y servicios, entre otros.

Otro riesgo derivado de ese esquema es que el valor del patrimonio FP depende un 100% de la estabilidad de la divisa. Una  eventual devaluación del peso, implicaría una depreciación proporcional del valor real de los FP, porque su cartera de inversiones carece de valores en monedas extranjeras.

Es también un esquema desfavorable para el empleo, exportaciones, competitividad y sobrevivencia de las pymes,  pero ventajosa para el crecimiento fabuloso de los sectores público, financiero y la cleptocracia,  como ejes transversales de la corrupción y el despilfarro.

Ese panorama es un indicador fehaciente de que la economía dominicana, principalmente su sector real,  carece de los fundamentos promisorios que se pregonan.

En fin, los principales deudores del patrimonio FP  son instituciones gubernamentales, principalmente Banco Central y Ministerio de Hacienda.  Estos activos tienen un alto riesgo de crédito, debido a que el sector público adolece de una crisis fiscal,  compromisos de deuda que ya implican un 36% del presupuesto general del Estado y una latente vocación al despilfarro.

Los periodos gubernamentales de Leonel Fernández fueron los principales usufructuarios de ese modelo lesivo a la economía real de la República Dominicana y letal para el patrimonio de los miles  de ciudadanos cotizantes de los FP.

 

Documentos de referencia

 

Anuncios

Acerca de Lara Valerio

Fui técnico de perforadoras de tarjetas de 80 columnas en 1975, profesor de matemáticas del nivel medio, me gradué de ingeniero electricista. Entre 1979 hasta el 86 realicé un montón de cursos de sistemas informáticos. Trabajé en importantes proyectos de redes e internet. Espero que este fructífero acervo tecnológico sirva para el desarrollo socio-económico, la educación y las buenas prácticas de la democracia.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Entra tu email para recibir avisos automáticos, cuando surjan nuevos temas .

Únete a otros 1.091 seguidores

Twitts Bono Cimarron

A %d blogueros les gusta esto: