//
Democracia

Convenio soberano Haiti-RD, 1952, sobre jornaleros temporeros haitianos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El artículo “Origen del cuco de la invasión haitiana…” obvia el tratado bilateral entre República Dominicana y Haití de 1952, respecto a la inmigración de jornaleros temporeros haitianos.

Ese es el convenio migratorio originario, el cual tuvo vigencia hasta 1957. Aparece en la gaceta oficial 7391, del 23 de febrero de 1952. Fue firmado por los presidentes de Haití, General Paul E. Magloire (1950-56) y por la parte dominicana, Rafael L. Trujillo.

Tiene carácter soberano, porque fue ratificado por el congreso, mediante la resolución no. 3200. Luego fue ratificado en dos ocasiones, por periodos de 5 años cada uno: 1959 y1966.

Permitía la entrada a territorio dominicano de ciudadanos haitianos por periodos limitados no establecidos, para trabajos temporales, mediante contrato con empresas agrícolas o agroindustriales.

Mediante tal contrato cada empresa, generalmente azucarera, se comprometía a la gestión de viaje, alojamiento y seguro social de cada jornalero y su familia.

Contemplaba “los pagos a los jornaleros y a sus familiares del impuesto de inmigración, cédula de identidad dominicana y tarjeta de inscripción en el Consulado haitiano de la jurisdicción”.

Es decir, estos jornaleros tenían derecho a residencia temporal durante la vigencia de su contrato correspondiente, bajo la condición de que permanecieran en sus respectivos centros de trabajo.

El art. 15 del convenio de 1952 sugería un plan de regularización de los trabajadores haitianos, quienes ya estuvieran laborando territorio nacional previo al convenio.

El 21 de diciembre de 1959 este tratado bilateral fue ratificado por cinco años adicionales, durante los gobiernos de Francois Duvalier y Héctor B. Trujillo.

Sucedió lo mismo también en noviembre de 1966, durante los gobiernos de Francois Duvalier y Joaquín Balaguer.

En el año 1972, el acuerdo bilateral perdió su naturaleza soberana. A partir de ese momento derivó en un acuerdo tripartito entre el Estado haitiano, cada jornalero y por la parte dominicana, el Consejo Estatal del Azúcar (CEA).

En el tiempo muerto (periodo de receso de actividad fabril) de 1980, la Oficina Nacional de Planificación (ONAP) estimó la población de los bateyes en 110 mil personas, de las cuales el 77% fueron ciudadanos haitianos y sus descendientes.

De esa población, 34 mil eran trabajadores nominales. Entre ellos, 19 mil correspondieron al CEA y 15 mil a Romana/Vicini/colonos.

Luego,  la ONAP cuantificó los trabajadores agrícolas del CEA en el tiempo de zafra o producción fabril y reportó 40 mil de ellos, 32 mil de los cuales fueron haitianos. Lo más sorprendente: 19 mil fueron inmigrantes recientes y sólo 13 mil provenían de los establecidos en los bateyes en condición de “transito”.

Durante el periodo 1968-1978 se reclutaron  bajo contratos formales entre el CEA y el gobierno haitiano un promedio anual de 14 mil trabajadores temporeros.

Además, la ONAP estimó que durante ese mismo periodo ingresaron ilegalmente igual promedio anual.  Se infiere que la inmigración haitiana en ese lapso se estima en 280 mil personas.

En 1948 Trujillo inició su incursión en la industria azucarera con la construcción del ingenio Catarey, en Villa Altagracia. Esta fábrica inició sus operaciones en 1950, con una capacidad de molie

  • ¿Quienes transaron la inmigración masiva de haitianos?

nda de 600 toneladas de caña.

El primer gerente de esta empresa azucarera de Trujillo fue Anselmo Paulino Alvarez.

A instancia de este luego se construyó en 1951 el Central Río Haina, con capacidad de molienda de 2,500 toneladas diarias de caña. Luego se expandió hasta 13,500 toneladas de caña, muy superior a la capacidad del Central Romana.

Es en ese contexto que Trujillo da carácter estatal a la inmigración de jornaleros haitianos.

 Documentos relacionados

Acerca de Lara Valerio

Fui técnico de perforadoras de tarjetas de 80 columnas en 1975, profesor de matemáticas del nivel medio, me gradué de ingeniero electricista. Entre 1979 hasta el 86 realicé un montón de cursos de sistemas informáticos. Trabajé en importantes proyectos de redes e internet. Espero que este fructífero acervo tecnológico sirva para el desarrollo socio-económico, la educación y las buenas prácticas de la democracia.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Entra tu email para recibir avisos automáticos, cuando surjan nuevos temas .

Únete a otros 1.089 seguidores

Twitts Bono Cimarron

A %d blogueros les gusta esto: